NOTICIAS

Vivo mi sueño en Canadá, ¿Cómo lo hice?

“Canadá es la meta” y “¿Por qué conformarme si eso es lo que otros hacen?” escribí en mi agenda el 1 de diciembre del año pasado; un poco cansada después de pasar unas ocho horas pegada a la computadora haciendo lecciones de inglés en Voxy. Así es cómo empieza mi sueño de llegar a Canadá, país que había querido conocer desde que me empezaron a contar lo rico que es el poutine y la miel de maple… Ufff, con lo que amo la comida; ya se imaginarán.

El seis de noviembre la Universidad Veracruzana – donde yo estudio – recibió la convocatoria para participar en el English Challenge, programa que daba la oportunidad de estudiar inglés y después realizar alguno de los exámenes de certificación externos o que ofrece la universidad, además de participar por diferentes incentivos como laptops, tablets, o un curso intensivo de inglés en el extranjero todo incluido; OBVIAMENTE yo ya sabía lo que quería, y que lucharía por tenerlo.

Ya inscrita en Bécalos English Challenge y tras haber leído por completo la convocatoria, comencé con las lecciones en línea, teniendo en mente que para obtener lo mejor y llegar a Canadá, tenía que dar lo mejor de mí, tanto en las sesiones grupales como en cada lección que practicaba. Razón por la que desde un principio me fijé el firme objetivo de buscar estar a la cabeza de las listas que sacaban cada mes, basadas en el número de horas y actividades que hacíamos.

Pasan los meses y, aunque figuro en el tercer lugar – sabedora de que el número aproximado de candidatos es de cinco -, mis ojos sienten que ya no pueden estar una hora más frente a la computadora y, por azares del destino (YouTube y Facebook) me topo con un video-promoción de un ganador del English Challenge el año anterior. Le escribo un inbox diciéndole lo mucho que lo admiro y en parte desahogando mi estrés y desesperación – to be honest -.

Bien sorprendido me respondió que -la verdad sí está difícil y no cualquiera lo logra-; que habrá ocasiones en las que deba dedicar la cuarta parte de mi día a practicar mi inglés pero que no hay imposibles y si de verdad le echo ganas y lo logro ME VA A CAMBIAR LA VIDA TOTALMENTE. Me dio el empujón que necesitaba y desde ese momento decidí no parar. A finales de mayo tuve mi entrevista y tras corroborar mi avance en el inglés, me dieron “el sí”.

Es mi primera semana y, a pesar de que empezaron las clases, he hecho más de 30 amigos, ido a dos conciertos, practicado arquería, volar a más de 150 millas por hora y recorrido algunos de los lugares más icónicos de Montreal. Con todo eso, lo que más capta mi atención son los países que llego a conocer, por las personas con las que interactúo, Nueva Guinea, Japón, Corea, Francia, Colombia, Alemania, Taiwán, Ecuador, Chile, Inglaterra, Argentina, España… ¡Y hasta más mexicanos!

DOUBTLESS TO SAY, Bécalos sí me está cambiando la vida. Sé muy bien que es – y será – una oportunidad irrepetible que no sólo me ayuda a adentrarme profesionalmente en un mundo globalizado, sino que también amplía mi panorama y me recuerda que los sueños sí se vuelven realidad.

Yo, como tú, mi querido amigo lector, tenía poca fe y muchísimas dudas al principio. Por eso recuerda, si yo pude hacerlo, ¿Tú por qué no? El límite lo pones tú. Anímate a intentarlo.

Escrito por nuestra becaria Victoria.